Blog de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

lunes, 13 de julio de 2020

GENARA FERNÁNDEZ, LA MAESTRA REPUBLICANA ASESINADA POR LA DICTADURA FRANQUISTA, QUE AYUDARON A RESCATAR UNOS ELECTRICISTAS NORUEGOS

En esta fotografía aparecen varios electricistas noruegos asistiendo a la exhumación de los restos de la maestra republicana, Genara Fernández, asesinada por la represión franquista en 1941. Vamos a explicar qué los une con ella. 


La historia de Genara comienza a salir a la luz en diciembre de 2018, cuando la periodista Ana Gaiteiro @anagailo1 publica un reportaje en el Diario de León: "Dos mujeres ejecutadas al amanecer". https://www.diariodeleon.es/articulo/sociedad/mujeres-ejecutadas-amanecer/201812160400001815692.html

A raíz del artículo, la familia de Genara se pone en contacto con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Quieren recuperar sus restos y enterrarlos junto a los de sus familiares, en la localidad leonesa de Cirujales. Y nos proporcionan su fotografía.

Genera era militante de Unión Republicana. Tras el golpe de Estado fascista del 18 de julio de 1936 es apartada de la enseñanza como represalia por su ideología. Intenta escapar a Francia antes de que la cosa se complique pero es detenida encerrada en el Hostal de San Marcos.


Finalmente Genara consiguió salir en libertad y como no podía volver a ocupar su plaza de maestra consiguió trabajo como taquillera en el Cine Mary, de León, y daba algunas clases particulares, el modo en el que subsistieron miles de maestrxs represaliadxs.


A pesar de la dureza de la represión, siguió activa en política. En octubre de 1940 fue detenida en su casa, acusada de reparto de propaganda ilegal, vinculada al reparto de panfletos contra la dictadura. Poco después fue juzgada y condenada a muerte. (Ahí parte de su expediente).

Tras el juicio volvió a ser detenida en espera de que fuera ejecutada la condena. En la investigación sobre su caso encontramos también su expediente carcelario.

En aplicación de la sentencia, Genara fue asesinada el 4 de abril de 1941. Cuando su familia nos pidió que buscáramos sus restos comenzamos a investigar y lo encontramos en una fosa anónima en el cementerio de León.


El 1 de junio de 2019 comenzamos los trabajos de exhumación de la fosa. A unas decenas de metros de su enterramiento, sin lápida ni nombre, el cementerio de León exhibe un enorme mausoleo a los "caídos por dos y por España".

A los trabajos de exhumación asistió una representación del sindicato noruego Elogit que desde 2014 nos ayuda a financiar las exhumaciones. Lo hacen por un compromiso con el antifascismo y por una vocación de solidaridad internacional.
Los electricistas noruegos quisieron rendir un homenaje en el monumento a los asesinados por la represión franquista de cementerio de León. Al día siguiente iban a visitar el Valle de los Caídos, para conocer el mayor monumento europeo de exaltación al fascismo.

El pasado viernes entregamos a sus familiares, en Cirujales, su pueblo natal, sus restos en un acto que quisimos que fuera un homenaje a todas las maestras y maestros represaliados, que fueron miles.













Sus restos descansan finalmente en el mismo lugar en el que fueron enterrados sus seres queridos en el cementerio de Cirujales, donde sus descendientes quisieron depositarlos en un acto de intenso significado, emocional y político.
Las maestras y los maestros de la República fueron terriblemente perseguidos por los fascistas. Castelao hizo en plena guerra esta ilustración que tituló "La última lección del maestro" que era enseñar cómo había sido asesinado.
Su caso representa el de tantos miles de víctimas de la dictadura, a las que el Estado democrático no ha dedicado ningún reconocimiento, cuando murieron luchando para que regresaran las urnas y tuviéramos libertad para elegir y opinar.
¡GRACIAS GENARA!


FIN

Si quieres ayudar a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica pincha aquí:

 

1 comentario:

  1. Es muy duro y aún así quieren olvidar todos los crímenes que hicieron.
    Reescribieron la historia a su antojo, pero ni olvidamos, ni perdonamos.

    ResponderEliminar